XLII Incursión en curso del Revenge.

Publicado por Josué Prieto 0 comentarios




Cuaderno de bitácora. 10 de julio de 1715.

Ayer entablamos combate cuando el sol se encontraba en el punto más álgido del Océano Atlántico. Nuestros enemigos, piratas también, no pudieron hacer frente a la artillería de mi amada Revenge. La nao acabó en el fondo del gran azul. Aquellas tibias no volverán a hondear en ningún pabellón. Para nuestra sorpresa, alguien había logrado sobrevivir. Parecía un milagro, un hombre atado de pies y manos se aferraba a un pedazo de madera con su mandíbula. No sé muy bien qué ocurrió en aquella embarcación pero todo apunta a que aquel hombre, que se hace llamar William Kidd, era víctima de un amotinamiento. Con rumbo 100º sur-sureste nos dirigimos al Venerable Consejo de los Hermanos Mayores. La suerte o desgracia de William ya no está en mis manos, camaradas.

Capitana Anne Bonny.
"Viento a un largo".